Viajes

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

8 abril, 2019
Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia
Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

Le estoy cogiendo el gustillo a esto de las casas rurales y la verdad, me está gustando mucho. Todo comenzó gracias a un artículo que leí (no sé dónde) sobre “las mejores casas rurales del mundo”. En esta lista se encontraba Jesuskoa, un increíble rincón en pleno País Vasco.

La situación es la siguiente: vacaciones en pleno marzo. Obviamente no es una fecha que yo haya escogido, pero me tengo que aguantar con ella. Encima, debido a diferentes vicisitudes laborales (no tan importantes como suena) no tengo preparado absolutamente nada.

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

Así que a la desesperada y haciendo uso de mi lista mental de lugares pendientes a los que ir (no existe tal lista, pero suena bien decirlo) fue como llegué a Jesuskoa. Imaginaros un caserón en mitad de un verde por allí y un verde por allá. ¡Enamoradísima vengo de aquel lugar!

Lo cierto es que en Jesuskoa puedes elegir entre habitación o apartamento. Yo escogí este último, porque íbamos tres personas y el que estaba disponible era el apartamento Segarra, que quiere decir manzana. Los mismos están ubicados fuera del caserón e imagino que eran los antiguos establos, que se han acondicionado como apartamentos.

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

Lo que más me gustó fue la terraza acristalada y con chimenea. Es decir, por las noches nos encendíamos el fuego y estábamos allí jugando a la cartas charlando y por las mañanas, nos despertábamos en plena naturaleza, porque abríamos las ventanas y veíamos todo ese verde. 

View this post on Instagram

Bat

A post shared by Casa rural-Apart. Jesuskoa (@casaruraljesuskoa) on

Al lado teníamos una pequeña granja con cabras, cerdos, gallinas, entre otros. Aunque, mi favorito fue un cachorrito (un perro) que tenían por allí, llamado “Bat”, que se nos metió desde el primer día en el apartamento y no se quería marchar nunca. Me lo hubiera metido en la maleta, sinceramente, no sé el porqué no lo hice… (es el del vídeo).

No obstante, Jesuskoa también contaba con un “hotel para insectos”, que me pareció superoriginal y el típico huerto de campo, en cuya entrada rezaba una frase cargada de mucha verdad como era:

Cualquier esfuerzo resulta ligero con el hábito. 

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

La zona contaba con un lugar de relax, en el que te podías sentar a la sombra y estaba al lado de una especia de alberca con una cascada. Todo ajardinado y decorado con herramientas del campo. La verdad, la estética del lugar, estaba muy conseguida.

El desayuno era estilo bufet. Desde aquí muchas gracias a los dueños, porque nos pusieron en la mejor mesa. La única que estaba al lado de una ventana de estas antiguas de madera con su cortina, me encantaba (como comprobaréis me gusta mucho el rollo rústico).

Además, la mesa estaba decorada con flores naturales y siempre nos aguardaba un plato de pizarra con galletas de avena (creo recordar), buenísimas por cierto y con minicuencos de porcelana tapados con mantequilla en su interior. Nos servían el zumo de naranja, el café y el croissant en la mesa. 

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

El resto lo podíamos ir cogiendo nosotros. Por ejemplo, había fruta cortada, cereales, miel, yogur, pan, embutidos, tomate triturado, bizcochos, tortilla, magdalenas, mermeladas casera, etc.  Además, os recomiendo, si vais, que probéis obligatoriamente el bizcocho de zanahoria, porque está riquísimo.

Después de semejantes desayunos estábamos preparados para cualquier aventura. La verdad es que los dueños de Jesuskoa son superamables y nos explicaron las diferentes rutas que podíamos llegar hacer. Finalmente, nos decantamos por la ruta del Flysch, pero la misma ya os la contaré en otro post. De momento continuemos con esta casa rural. 

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

Y es que a pesar de que no dan comidas, sí que dan cenas los fines de semana. Nosotros llevábamos todo el día por ahí y no teníamos pensado cenar, porque menuda comida hicimos, que acabamos a las 6 de la tarde.

Finalmente, nos animamos y fue gracias a que nos encontramos con la cocinera (muy maja), que salía al huerto justo cuando nosotros lo estábamos visitando y nos comentó el menú.

Jesuskoa, la casa rural por excelencia de Zumaia

Sinceramente, nos convenció porque la cena estaba hecha con ingredientes de allí. De primero, una crema de verduras y de segundo, unas pencas rebozadas con dos salsas, una de pimiento y otra era una especie de pesto, aunque no recuerdo muy bien. Junto con los postres caseros también.

En definitiva, tenéis que conocer la casa rural Jesuskoa en Zumaia. Os van a tratar genial, vais a comer magníficamente, vais a desconectar, el lugar es increíble y siempre habrá algo bonito que ver cerca de allí.

También te podría interesar

sin comentarios

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.