Bares y Restaurantes

En tiempos de Maricastaña

6 septiembre, 2018
Hamburguesas de En tiempos de Maricastaña

La Catedral de Burgos.

Volvemos a la ciudad del Cid para enseñaros un nuevo restaurante, ubicado en el Paseo del Espolón y cuyo nombre, me encanta. Se llama En tiempos de Maricastaña, en serio, el nombre es genial.

Llevaba mucho tiempo queriendo ir y como no, tocó comida familiar, por lo que fue la excusa perfecta para visitarlo y luego comentarlo en este cuaderno de recomendaciones 2.0 que es Azúcar y Orégano.

Escogimos terraza, ya que el día lo permitía, no como hoy, que en Palencia está lloviendo. Además, coincidimos con bastantes extranjeros, creo que éramos los únicos que hablábamos español, ¡jajaja!

En este restaurante son famosos los combos, que son como platos con diferentes bocados. Nosotros nos decantamos por carta, pero nos quedamos con ganas de probarlos. Además, En tiempos de Maricastaña es famoso también por sus brunchs, por lo que queda pendiente otra visita de esta índole.

Empanadillas fritas cuyo nombre no recuerdo.

Comenzamos con uno de los platos estrellas de la carta, los raviolis de verduritas, langostino y salsa agridulce. Sencillamente buenísimos, me encantaron, me hubiera comida tres o cuatro platos iguales. Si acudís a En tiempos de Maricastaña debéis pedirlos.

Luego continuamos con un poco de picoteo, algún que otro rollito de primavera (el tema oriental está muy presente en este restaurante, sobre todo en los combos mencionados con anteriorirdad), unos enrollados de pollo y un poco de pulpo.

Pulpo.

Este último no lo recomiendo, no sé si sería cosa mía, cosa del plato, pero no me gustó nada y mirad (en la foto) que prometía el plato. Sin embargo, no os lo recomiendo, no me sabía a nada y lo que le echaron por encima, tampoco. 

Hamburguesas de En tiempos de Maricastaña

No obstante, por otro lado, las hamburguesas sí que debéis pedirlas. Las hay de mil formas posibles y todas tienen una pinta espectacular y están riquísimas. Además, siempre te las ponen muy bien presentadas. Ya sé que eso no tiene nada que ver con el sabor, pero seamos sinceros, la comida también entra por la vista.

A continuación, os dejo mi habitual valoración y ya sabéis, si acudís a En tiempos de Maricastaña, tenéis que contádmelo. ¡NOS VEMOS EN LA PRÓXIMA!

Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio
 

 

También te podría interesar

sin comentarios

Responder