Bares y Restaurantes

La Competencia, una pizzería de Burgos sin rival

6 febrero, 2018

La Catedral de Burgos.

Cuando te llamas La Competencia, es difícil no hacer un juego de palabras como el que he hecho en el título de este post. Al margen de “gracias” facilonas, esta nueva publicación trata sobre una pizzería de Burgos muy conocida. No te lo pienses más y continua leyendo esta interesantísima reseña gastronómica.

Voy hacer casi dos años ya viviendo en la tierra del Cid y aun tengo nuevos lugares que descubrir, nuevos restaurantes a los que acudir, nuevas cafeterías en las que pasar mis horas… En fin,  creo que en el pasado nunca me hubiera planteado esta situación.

Me refiero al hecho de vivir en una ciudad totalmente distinta a la que nací. Pues existe un gran abismo entre Cádiz y Burgos. No obstante, salir de tu zona de confort dicen que te ayuda a realizarte como persona, así que yo espero que me ayude, ¡jajajaja!

Pasta a la carbonara.

Pues bien,  La Competencia no es un restaurante desconocido para mí. Lo cierto es que suele ser uno de esos bares a los que sueles acudir de forma ocasional. Se ubica en la avenida Reyes Católicos en Burgos y lo bueno que tiene es que sigue la filosofía de un trozo de pizza con tu bebida.

No obstante, en esta ocasión acudí para comer en mesa con mis burgalesas preferidas. No sé si os acordáis de ellas, pero me acompañaron también a otros restaurantes como el Hammbur o Xel-Há, unas grandes foodies

Ensalada César.

Comenzamos con un plato de espaguetis a la carbonara y una ensalada César. Esta última era muy peculiar, pues estaba elaborada con pasta en vez de con lechuga. Me resultó rara, acostumbrada a las ensaladas César de siempre, pues me resultó complicada comerla.

En cambio, los espaguetis estaban deliciosas. La combinación del queso con el bacon es indiscutiblemente perfecta, así que era difícil fallar con esta combinación de sabores.

Pizza cuatro quesos.

Pizza de la casa.

Después optamos por dos pizzas más. Una de cuatro quesos y otra llamada “de la casa”, la cual llevaba: tomate, mozzarella, bacon, crema de cabrales y orégano. Ambas estaban deliciosas. Me encantan las pizzas de masa fina y más si están cocinadas a la perfección, es decir, crujientes en la base y doradas por encima.

Es muy habitual encontrar La Competencia llena, así que os recomiendo, si acudís a este restaurante que tiene su origen en León, que llaméis para reservar mesa en las horas puntas. Porque sino os tocará esperar un buen rato.

Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio
 

También te podría interesar

sin comentarios

Responder