Bares y Restaurantes

Un desayuno en “Le Pain Quotidien” en Madrid

12 diciembre, 2017
Desayuno en Le Pain Quotidien

Entrada de "Le Pain Quotidien" en Madrid

Mermeladas caseras, pan recién horneado del día, smoothies naturales, comida ecológica… Podría seguir enumerando toda la carta, pero creo que es mejor que os diga  de una vez, que hablo de Le Pain Quotidien. Una cafetería ubicada en plena Milla de Oro de Madrid.

El puente no ha sido tan largo como esperaba, yo he sido de las pocas personas que ha tenido que trabajar. No obstante, eso no quiere decir que no haya tenido mi pequeña escapada. Gracias a dos compinches estupendos, en esta ocasión nos fuimos hasta Madrid para ver las luces de Navidad.

Decoración navideña en Madrid.

Me lo pasé genial y eso que solo estuvimos una noche. Nos recorrimos todo el centro, nos reímos cogiendo el metro (sí, es lo que tiene no estar acostumbrado a coger este transporte) y también nos pasó de todo, pero no lo voy a contar, ¡jajajaja! 

El último día íbamos en busca de un buen desayuno y nos fuimos hasta la calle Serrano, porque claro, como somos ricos, pues nosotros desayunamos en calles muy sibaritas. Bromas aparte, encontramos en mitad de tanto lujo a Le Pain Quotidien

Café en Le Pain Quotidien.

Nada más entrar tienes que esperar para que los camareros te den mesa. Mientras estábamos allí parados, que fueron unos segundo, pudimos observar como tenían habilitada una zona del local como panadería y otra parte como cafetería. 

Eramos tres y nos llevaron hasta una mesa de estas alargadas, que son comunitarias, como si compartieras mesa con un montón de gente. Todo tenía una decoración muy rústica, las servilletas eran de papel reciclado e incluso las bebidas no iban ni en tazas, sino en cuencos.

Cogimos la carta y pudimos ver una amplia variedad de desayunos, también tenían brunch, comidas, etc. Nosotros optamos por un croissant ecológico mixto con zumo de naranja.

Croissant ecológico mixto.

Y luego pedimos para compartir, una cesta del panadero, que viene con un surtido de los diferentes panes que vende Le Pain Quotidien. Los panes eran con pasas, con pipas, integral, de centeno y un largo etcétera delicioso. 

Debo mencionar algo muy peculiar. Normalmente en las cafeterías, puede que lo que suelas compartir en los desayunos con otras mesas, sea el aceite y la sal. Pues en Le Pain Quotidien también compartes unos tarros de mermelada y de crema de cacao. Me pareció muy gracioso y quería contároslo. 

Cesta de panes de Le Pain Quotidien.

La única pega que puedo sacarle a la cesta es que el pan no viene tostado, pero aun así estaba delicioso todo. También entiendo, que si las cestas son tan solicitadas en Le Pain Quotidien (ya que la mayoría de las mesas habían optado por ella), es obvio que no puedan tostar tantas rebanadas a la vez.

Otro dato curioso es uno que ya he mencionado, que es donde te sirven el café. Pedimos un descafeinado cargado y un café con leche y ambos iban en unos cuencos. Nos llamó muchísimo la atención. Parece una tontería, pero estos nimiedades son las que luego van marcando diferencias con otras cafeterías.

Desayuno en Le Pain Quotidien

En definitiva, descubrimos un nuevo lugar en Madrid. Además, en su carta también pudimos observar, aunque no lo pedimos, alimentos con ingredientes como la chía, las bayas de goji, el hummus, etc. Es decir, tienen una apuesta muy grande por productos ecológicos y veganos, que es lo que demanda la gente hoy en día. 

A nosotros nos encantó, fue algo diferente, el ambiente era estupendo, la comida muy rica. Así que a continuación os dejo mi valoración y espero, que si tenéis la oportunidad, descubráis este sitio en Madrid.

Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio
 

También te podría interesar

2 Comentarios

  • Reply Alicia 29 diciembre, 2017 at 8:17

    Ay, a mi me ponen el café en un cuenco y me matan, jajaja. ¡Lo que son los gustos!. Eso sí, me gusta lo de las cestas de pan, soy una enamorada de los panes diferentes 🙂

    • gplus-profile-picture
      Reply Azúcar y Orégano 1 enero, 2018 at 22:21

      Sí que es un poco raro, pero cambiar a veces también viene bien, ¡jajajaja!

    Responder