Bares y Restaurantes

Sidrería Asador Fuentelamora en La Revilla

7 noviembre, 2017
Plato de embutido de la Sidrería Asador Fuentelamora.

Fuentelamora, Sidrería Asador

La mejor publicidad que puede existir es el boca en boca. Pues no existe mayor recomendación, que aquella que te hace un conocido cuando te asegura que ha estado en un sitio estupendo para comer. Así es como conocí la Sidrería Asador Fuentelamora en La Revilla.

Todo comienza con una charla trivial con un amigo, que te relata su último descubrimiento gastronómico. Es entonces cuando sientes la imperiosa “necesidad” de acudir a ese sitio y comprobar si es cierto todo lo que cuentan. Así comienza esta historia.

Como veis, fui muy bien acompañada. Posiblemente me maten cuando vean que he subido esta foto, pero me ha parecido que salimos muy naturales y sin “postureo” alguno.

Los tres mosqueteros dispuestos a probar la Sidrería Asador Fuentelamora en La Revilla.

Pues bien, la Sidrería Asador Fuentelamora en La Revilla se encuentra en Burgos, más concretamente en La Revilla. El lugar es conocido por tener una carta en la que el buey es el principal protagonista.

Además, al ser sidrería, te dan la opción de consumir toda la que quieras y lo mejor de todo es que te la puedes echar tú mismo o al menos intentarlo, ¡jajajaja!

Nosotros nos decantamos por el menú de solomillo de buey. El mismo consta de cuatro entrantes, un plato principal de solomillo de buey con patatas fritas y ensalada. Así como el café, el postre y la bebida.

Plato de embutido de la Sidrería Asador Fuentelamora.

En los entrantes elegimos embutido ibérico y cecina de buey, pimientos rellenos de bacalao, tortilla de bacalao y picadillo casero de buey. También teníamos la opción de coger morcilla de Burgos.

Tortilla de bacalao.

Luego fue el momento del solomillo de buey con patatas fritas y ensalada (a escoger entre la mixta y la de gulas). Lo mejor de este sitio es su carne de buey, ya que procede de bueyes criados por ellos mismos, pues la vaquería se ubica a pocos metros del lugar.

Solomillo de buey.

Por último, los postres y el café. Nos costó un poco terminar esta última tanda, pero aun así pudimos probar el arroz con leche y la tarta de queso casera.

Tarta de queso casera.

En definitiva, un lugar que recomiendo cien por cien y que estoy convencida que lo disfrutaríais tanto como lo hicimos nosotros. Además, seguro que no os podréis resistir a intentar escanciar sidra, ¡jajajaja!

 
Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio
 

También te podría interesar

sin comentarios

Responder