Recetas

Crujiente de queso

27 abril, 2017

Crujiente de queso.

¿Quién dijo que los cocinillas de andar por casa no pueden realizar platos de alta cocina? No hay nada imposible y hoy os lo voy a demostrar. A veces, no hace falta ser un gran chef, solo basta la receta adecuada que te haga quedar como si cocinases todos los días con nitrógeno líquido. Y esa receta es la de los crujientes de queso.

Hace poco descubrí una nueva marca de queso llamada Record. Siempre estoy probando nuevos productos que me sorprendan y sobre todo, que me permitan enseñaros algo. Es más, no suelo comer queso de cabra, pero me aventuré en este caso y menos mal que lo hice.

Gracias a esta marca cluniense he conocido una nueva gama de quesos y os recomiendo, sobre todo, el curado de oveja. No obstante, la receta de hoy la he elaborado con su gama hecha con leche de cabra y el resultado es realmente perfecto.

Lote de productos de Quesos Record.

INGREDIENTES:

1º. Rallamos el queso de cabra. No importa el grosor que tenga, lo verdaderamente importante es que esté desmenuzado. A la vez ponemos el horno a precalentar a 200º.

Rallamos el queso.

2º. A continuación, sobre una bandeja forrada con papel de horno, posamos el queso rallado con la forma deseada. Yo he optado por hacer montones circulares. Sobre estos echamos las hierbas aromática, desde albahaca, pasando por romero, tomillo y sobre todo, orégano, mucho orégano. Tened en cuenta que debéis dejar mucha separación entre montón y montón, porque el queso se fundirá y necesita su espacio.

Aromatizamos el queso con diversas hierbas aromáticas.

3º. Finalmente, lo metemos al horno y dejamos que se haga. Al principio, comprobaréis como que parece que os quedáis sin queso, como que se consume. No os preocupéis, es normal. Yo os aconsejo también, que si el queso es muy grasoso y comienza a echar mucha grasa, la retiréis, para que el queso quede verdaderamente crujiente y no termine empapándose.

Tras unos 20 o 30 minutos estarán listos los crujientes de queso y podréis comerlos como queráis. Los podéis tomar como si fuesen panecillo untados en paté, como snacks para picotear o como complemento de algún plato para que le aporte ese toque crocante.

 

También te podría interesar

sin comentarios

Responder