Recetas

Galletas de mantequilla para San Valentín Vol. II

10 febrero, 2017

Este es el segundo post que dedico a la temática de San Valentín. Se nota que estoy en modo creativa, porque no paro de pensar ideas relacionadas con esta celebración. Esta vez me he dejado llevar por las perlas y el chocolate blanco. ¿Queréis saber más sobre estas galletas? Pues seguid leyendo.

Estas galletas de mantequilla son muy sencillas de elaborar, únicamente tenéis que ser originales a la hora de la decoración. Tened en cuenta que la forma es simplemente la de un círculo y sobre él hemos hecho toda la magia. Además, con esta receta participo en el reto postres con chocolate de Facilísimo

INGREDIENTES:

  • Un huevo.

  • 250g de mantequilla.

  • 500g de harina.

  • 100g de azúcar.

  • Esencia de Vainilla.

  • Sal.

  • Colorante rojo (en gel).

  • 200g chocolate blanco.

  • Perlas blancas comestibles.

1º. Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y su correspondiente pizca de sal para potenciar el dulzor. Añadimos el huevo batido, la esencia de vainilla y vamos echando poco a poco unos 250g de harina tamizada primero. Según vamos amasando, vamos añadiendo el resto de la harina. Cuando tengamos la masa lista, es hora de añadir el colorante rojo. Al principio, parecerá que no tiñe, pero según vamos amasando el color se irá extendiendo, tanto que incluso a lo mejor también acaba en vuestras manos. 

Elaboramos la masa de galletas.

2º. Después pasamos a extender con un rodillo la masa y con un cortador en forma de círculo haremos la forma de las galletas. Precalentamos el horno a 180º y metemos las galletas entre 10 y 20 minutos. Mientras se enfrían iremos fundiendo el chocolate blanco.

3º. A continuación, pasamos a decorar. Ayudándonos de un molde con forma de corazón, lo posaremos sobre la galleta y verteremos dentro de él una cucharada de chocolate blanco. Extenderemos bien y esperaremos unos segundos y retiraremos el molde. Por último, colocaremos las perlas blancas alrededor del corazón de chocolate. 

Un corazón blanco y perlado.

4º. Por último, esperaremos a que el chocolate se solidifique completamente, ya sea a temperatura ambiente o bien metiéndolo en la nevera. Además, con el chocolate sobrante, yo he aprovechado para decorar otras galletas de San Valentín.

Decoramos con chocolate blanco las galletas de San Valentín.

Este sería el resultado final, unas galletas muy “cuquis”, como diría una amiga mía sevillana. Además, si las metéis en una cajita o en una bolsa con un lacito se convierten en un regalo perfecto.

También te podría interesar

sin comentarios

Responder