Bares y Restaurantes

¡Vamos a jamar!

27 Octubre, 2016

La Jamada.

Diez de la noche. Se acaba la jornada laboral, echamos el cierre y ultimamos con rapidez. Nos arreglamos, misma ropa, pero con un toque más sofisticado, pues añadimos a la ecuación el maquillaje y los tacones. La misión de esta noche, probar La Jamada.

Recién salidas de trabajar, con apenas unos minutos para cambiarnos, teníamos cita para cenar en La Jamada, el restaurante del famoso chef Antonio Arrabal, popularmente conocido por su participación en el programa Top Chef. Así comienza esta historia gastronómica, nada más y nada menos, que en una noche fría y lluviosa en la ciudad de Burgos.

Degustando en La Jamada.

Aquí nos veis a las cuatro. Esta foto representa una pequeña vengaza con retraso que tenía hacia ellas, pues no querían salir en el post, pero me temo que no les queda otra, ¡jajaja! Yo soy la del fondo, con la camisa negra de lunares blancos. Si reconocéis a alguna, por favor, no dudéis en comentar, ya que se ofrece recompensa por ellas.

Carta de La Jamada.

Una vez ya sentadas comenzó la difícil elección de qué pedir. Los manteles ubicados en las mesas, eran las cartas y las dimos mil vueltas. Mientras nos decidíamos, nos pusieron para picar unas aceitunas y unos snacks picantes. Finalmente, nos decantamos por un entrante de nachos con queso, chile y guacamole. Pensamos que picaría muchísimo, pero nada que ver, estaban muy ricos y no dejamos ni uno.

img_20161021_231918

Como platos fuertes las hamburguesas, porque nos habían hablado muy bien de ellas. Por un lado, la Jamburguesa de ternera de lujo charolesa con queso curado, cebolleta, rúcula y chutney de tomate. Y por otro, la Jamburguesa de pollo crujiente especiado, con salsa tártara, cebolleta y salsa agripicante. Ambas realmente deliciosas.

Hamburguesa de La Jamada.

Finalmente, los postres. Aquí nos dejamos llevar muchísimo y decidimos arriesgar un poco más a ver lo que salía. Empezamos con unos mochis de chocolate blanco, con té matcha y crema de fresa. Al principio cuando los vimos pensamos en voz alta: “¿esto qué es?”. Sin embargo, en cuanto lo probamos nos encantó, sabían como a los yogures Petit Suisse, aderezados con galletas Oreo.

img_20161022_000128

Luego nos pedimos un trampantojo, porque si os fijáis en la imagen, parecían unas patatas bravas de toda la vida. Mas no, eran las llamadas bravas dulces del Sr. bueno, que traducido significaba: manzanas caramelizadas con sirope. Toda una sorpresa.

img_20161022_000440

Para finalizar, terminamos con una reconstrucción de tiramisú, elaborado con crema de café, bizcocho y helado de queso. Además, por encima, estaba espolvoreados con café. No sé si es así, pero yo diría que el bizcocho al ser tan ligero estaba hecho al microondas. Eso no quita que no estuviera rico, rico.

img_20161022_000433

Entre risas, charla y bocados acabamos la noche en uno de los restaurantes más de moda de Burgos y por supuesto, de España, con un servicio excelente. Espero que os haya gustado y sobre todo, os animo a que acudáis. A continuación, mi valoración final.

Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio

 

También te podría interesar

sin comentarios

Responder