Bares y Restaurantes

El dulce sevillano lleva por nombre Manu Jara

12 julio, 2016

El dulce sevillano lleva por nombre Manu Jara

Apasionada de las cafeterías, amante de lo dulce, amiga de las meriendas… Podría continuar con miles de definiciones, pero sin duda la conclusión sería la misma de siempre: amor por el AZÚCAR. Esto es lo que siento y muchas de mis publicaciones tienen que ver con esta gran afición mía. En este nuevo post, os muestro la firma sevillana de alta repostería Manu Jara.

Una de mis grandes aficiones es ir a tomar café. Sí, lo admito, es una afición de ancianita, pero que queréis que os diga…, me hago mayor y aprecio ese tipo de actividades. Nada me resulta más gratificante que un buen café con una amiga, en una terraza con el sol dándonos en la cara y charlando, charlando y charlando. Por eso, cada dos por tres estoy en búsqueda de una nueva cafetería con encanto. 

Así fue como conocí a Manu Jara. Además, leí un artículo sobre los mejores hojaldres de Sevilla. Si os acordáis, así fue como conocí el Lalita Café. Pues en este mismo artículo también mencionaba este local, bueno ya son dos los que hay en Sevilla. Por un lado, en Triana y por otro, en Nervión.

Fachada de unas de las tiendas de Manu Jara.

Os preguntaréis qué tienen de especial estos postres, pues muy simple, son cien por cien de autor. No son congelados, ni precocinados. Nada de eso, son totalmente artesanos y elaborados por un pastelero profesional. Además, a esto se le suma que la relación calidad-precio es estupenda. Cuando fui por primera vez, digamos que iba mentalizada, pensando que me iba a costar muchísimo un dulce allí. Sin embargo, fue todo lo contrario, me pareció supereconómico.

Pasteles artesanos de Manu Jara.

Sus pasteles son preciosos, con miles de ingredientes y riquísimos. Una de sus grandes especialidades es el hojaldre, cuyo sabor es inigualable. Yo acudí a la tienda de Triana y allí nos recibió una mujer encantadora, que no tuvo problemas en explicarnos todos los dulces que había expuestos. Era adorable y nos atendió estupendamente, con mucha paciencia, mis saludos si lee este post. Además, coincidimos en la tienda con unos clientes habituales y nos aconsejaron las cookies de chocolate. Estaban muy ricas, pero en mi opinión no son su punto fuerte.

Al final, mi amiga y yo (que seguramente me matará cuando vea que sale en esta nueva publicación, ya que es la chica de la foto del principio), optamos por una palmera de hojaldre, un eclaire y un pastel de dulce de leche. Nos los cogimos y nos fuimos a un banco a admirar la Torre Sevilla o también conocida como la Torre Pelli.

Vista de la Torre Sevilla o Torre Pelli desde Triana.

Manu Jara es, en realidad, de origen francés, pero tras una extensa carrera profesional terminó afincado en Sevilla. Aquí ahora, además de ejercer como profesor, lidera una cadena de tiendas de repostería e incluso un catering. Así que si acudís a la ciudad hispalense, debéis, obligatoriamente, acudir a esta tienda y degustar su pastelería.

Tartas de Manu Jara.

 

Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio

También te podría interesar

sin comentarios

Responder