Bares y Restaurantes

Una comida taurina en La Monumental de Sevilla

1 Marzo, 2016
Jamoncitos de pollo guisados.

Por primera vez, os enseño un bar sevillano fuera de las fronteras estrictamente de turismo. Esta nueva reseña va dedicada a un restaurante ubicado en la calle Diego Angulo Iñiguez, llamado La Monumental, de una estética muy andaluza y taurina.

Tapita de jamón serrano.A veces, tenemos que salir de la zona de confort y mirar más allá. Con este simple gesto podemos descubrir miles de cosas en la vida y si encima lo aplicamos al mundo gastronómico, entonces lo que descubrimos son miles de sabores y lugares nuevos. Así descubrí La Monumental, bueno así y porque un amigo me comentó que estaba muy bien, todo sea dicho. Ya sabéis que el boca a boca es siempre la mejor publicidad para los bares y restaurantes. 

Cuando entras te encuentras un bar muy andaluz, con cuadros en las paredes de toreros, con la cabeza de un toro disecado, entre otros. No es la típica taberna, pues la imagen es mucho más pulcra, pero sí que mantiene esa esencia del mundo de la tauromaquia. De ahí su nombre, claro está. El ambiente ya te invita a pedirte un buen fino o manzanilla para empezar el día. Esto suena un poco a topicazo, pero es cierto.

Posee tanto barra como mesas y en estas últimas también podéis tapear. Yo opté por las mesas, ese día estaba un poco vaga y prefería comer en ellas. Comencé con un poco de jamón, porque nada más entrar vi a uno de los camareros cortándolo y me entró por los ojos. Además, toda comida andaluza que se precie, siempre debe comenzar con un buen jamón.

Luego fue el momento de un “estoque” o así lo llaman, que es un pincho de solomillo y bacon acompañado de patatas. Como veis, juegan mucho con la temática de los toros y estaba muy rico.

Pincho de solomillo y bacon llamado popularmente "estoque".

Luego pasé a un entrante más de tipo pescado y la verdad que me enamoró este “bacalao monumental”, que iba frito y acompañado con una salsa de la casa. Para mí, es cien por cien recomendable y mirad que soy bastante desconfiada cuando dicen que son salsas de la casa. Sin embargo, esta vez, fue todo un acierto.

Bacalao monumental.

De plato más contundente, pasé de tapas a media ración y opté por la recomendación del día, como eran los jamoncitos de pollo. Los cuales iban guisados con verduras. Lo cierto es que el punto de la carne estaba estupendo, las verduras también, pero me encontré con unos tacos de jamón que estaban húmedos. Es decir, sabían a humedad una barbaridad. Todos somos conscientes de que los tacos de jamón, como en casa, son “sobras”, por decirlo de alguna forma. No obstante, si los pruebas y están malos, no se deben usar.

Jamoncitos de pollo guisados.

Bien, después de este chasco fue el turno del postre, que esperaba que me endulzara un poco para no llevarme una amarga sensación. Escogí una tarta de galleta casera que estaba riquísima. Aunque el aspecto no os guste mucho, os aseguro que estaba deliciosa.

De postre, tarta de galletas.

Así fue mi visita a La Monumental. Sin embargo, vuelvo a incidir en un tema, que no es la primera vez que lo toco, y los que me leéis ya sabréis que suelo reivindicar mucho esto. Se trata del servicio que suelen darte cuando te ven tan jovencita comiendo en un sitio como este. En realidad no soy tan joven, pero mi cara de niña dice otra cosa.

El camarero que me tocó, no sé si es que tendría un mal día, pero no fue especialmente atento. Ojo que no digo que me tengan en “palmitas”, pero que te estén metiendo prisa o se vuelvan impacientes porque no sepas qué pedir cuando está la sala vacía, se irriten porque optes por tapa en vez de ración e incluso te traigan mal un café porque les dé la gana, son cosas que no se pueden consentir. Mas, es algo habitual que me sucede, porque es el trato que se le suele dar a la gente joven y es porque muchos piensan que somos más un estorbo que otra cosa. Pues siento decir, que en mi caso, soy una persona joven, que aprecia la buena comida, que le gusta más que la comida rápida y además, trabajo y suelo dejar buenas propinas, así que fijaos lo que se perdieron. 

Comida
Servicio
Presentación
Emplazamiento
Promedio

 

También te podría interesar

10 Comentarios

  • Reply Pepi (sopa de sopa) 1 Marzo, 2016 at 11:56

    Qué maravillas de tapas y precioso el lugar!!

    Besos

  • Reply Elisa Gómez Fernández 1 Marzo, 2016 at 16:46

    Hola guapa, estoy en todo de acuerdo contigo. Vivo en Sevilla y era asidua de La Monumental, unas veces para tapear y otras veces he ido a la carta. La comida es estupenda, bien cocinada, con ingredientes de calidad. Sin embargo el trato no es es más adecuado. Cierto es que los camareros siempre tienen prisa y de agradables poco. Hace tiempo que no voy y veo que no ha cambiado. Es algo que deberían cuidar.
    Mil besos guapa!!

    • gplus-profile-picture
      Reply Azúcar y Orégano 1 Marzo, 2016 at 22:47

      Elisa me ha encantado leerte, porque gracias a ti, mi historia se ha verificado aún más. La verdad es que van por mal camino si siempre son así y no hacen nada para remediarlo.

  • Reply La Cocina de Puri Pastor 1 Marzo, 2016 at 17:05

    Hola… los platos que nos traes la verdad
    que se ven ricos… y el del pescado el que más me ha gustado
    sin ser mucho de pescado…
    el postre… como bien dices, y para ser un restaurante..
    no se han esmerado mucho… y la presentación no es muy apetecible
    aunque estuviera rico… pero más bien para andar por casa
    no por restaurantes
    aunque en general todo se ve rico
    una pena que el personal y la atención no sea demasiado buena
    pues eso llena tanto como la comida
    un besooooo guapaaaa…
    me encantan estas entradas que nos dan la oportunidad de poder conocer la amplia gastronomia de nuestra tierra en sus diferentes lugares y restaurantes.

    • gplus-profile-picture
      Reply Azúcar y Orégano 1 Marzo, 2016 at 22:53

      Puri, totalmente de acuerdo contigo. Es tan importante la comida, como la atención. Este tipo de cosas pueden sentenciar un lugar para siempre.

  • Reply Mari Nuri Cake 1 Marzo, 2016 at 18:32

    La verdad es que la comida tenía muy buena pinta, quitando el taquito de jamón que como dices sabía a humedad. La pinta de todo es estupenda. Y lo que dices del trato, yo no soy joven y me repatea que la gente sea tan poco profesional y no sepa que el trato es parte fundamental para que vuelvas de nuevo a un sitio, además de la comida.
    Estos comportamientos, que los hay más de lo que deberían, te dejan mal sabor de boca y te hacen estar incómoda toda la comida o la cena.Una pena!!!
    Un beso

    • gplus-profile-picture
      Reply Azúcar y Orégano 1 Marzo, 2016 at 22:54

      Además Mari Nuri, no es que yo sea exigente, porque he trabajado en hostelería y sé lo que es estar ahí, es simplemente tener consideración por los clientes e incluso educación.

  • Reply La cocina de Cris y Laura 3 Marzo, 2016 at 12:12

    me encanta que se cuenten las cosas buenas y malas de los sitios asi es como se aprende .
    besos crisylaura.

    • gplus-profile-picture
      Reply Azúcar y Orégano 4 Marzo, 2016 at 10:51

      En mi opinión, cuando leo una crítica o reseña de un sitio, quiero la verdad. Yo no hago la pelota, yo cuento mi experiencia como comensal y lo que me gustaría que me dijeran a mí de cada bar y restaurante.

    Responder